La vergüenza de la justicia

A propósito de fin de año…

El resultado del análisis político, económico y social para Guatemala este año 2016, salió reprobado…

Terminar un año sirve de parámetro de evaluación en los aspectos y puntos que nos interese, personales y profesionales. La vida está llena de momentos y épocas, unas mejores que otras, pero estamos claros que la actitud positiva es la forma de ver siempre lo bueno que tenemos, y de agradecer tantas bendiciones que a pesar de las dificultades siempre recibimos.

Se está terminando el año 2016 y es importante hacer un análisis personal en los diferentes aspectos para ver qué fortalezas y debilidades tuvimos en nuestro plan para saber dónde debemos mejorar o debemos cambiar para el próximo año. Como toda empresa o proyecto, la empezamos con el objetivo de desarrollarlo sobre ciertas bases para crecer alcanzando y superando objetivos para una mejora continua.

Para una mejora continua, no nos podemos estancar o retroceder. En los temas políticos, económicos y sociales en Guatemala, haciendo un análisis de los diferentes aspectos, definitivamente en términos generales, no hemos avanzado. Tristemente nos estancamos y en algunos aspectos retrocedimos.

Tema justicia, como ejemplo, es lamentable y una vergüenza ver cómo procesos penales como el caso de la familia rusa Bitkov, víctima de persecución política y de instituciones como el Renap y Banco Ruso, y que han presentado pruebas fehacientes, documentación y material que comprueban su inocencia, la jueza y juzgado sigan sin hacer justicia por la presión del MP y la CICIG que están vendidos al poder político. Además de mostrar una ineficiencia total en su gestión, los juzgados y jueces cancelan audiencias a su antojo, como fue en este caso, que el pasado lunes se canceló audiencia porque les dio la gana, posponiéndola hasta el mes de enero del 2017.

Se debiera dictar veredicto a favor y no lo hacen y encima de ello posponen la audiencia para enero, sin importar que mantengan un año más en prisión preventiva injusta a Igor Bitkov en estas fechas de unión familiar. Además de ser una justicia sesgada a poderes políticos, los jueces vendidos son inhumanos. Es una pena, de verdad, pensar que en Guatemala la base de nuestro atraso es la falta de Estado de derecho y certeza jurídica.

Tema político, mientras no cambien las leyes de partidos políticos y del Tribunal Supremo Electoral, seguiremos con un sistema corrupto y oscuro por principio. Ya vemos en este primer año de gestión del actual gobierno, las mismas malas prácticas que llevaron a procesos penales a funcionarios de gobierno anterior. Entonces no vemos soluciones a un cambio de verdad que justifique el esfuerzo que hacen la CICIG y el MP, sino más bien parecen persecuciones políticas.

Tema económico, un año en donde los procesos penales anticorrupción y persecución a empresarios y empresas por la SAT, han creado incertidumbre y miedo, lo cual ha ocasionado una baja considerable en la inversión y negocios, y que ha afectado la economía, propiciando menor consumo y baja considerable también en las importaciones. En este momento, no hay un ambiente adecuado para la inversión por falta de certeza jurídica, reglas claras en términos fiscales y se mantiene una incertidumbre vigente sin fecha de caducidad.

Tema social, al final todo repercute en el tema social, ya que la problemática política y económica impacta directamente a la sociedad, y los problemas resultan en el eterno conflicto social que vivimos toda la vida. Mientras los gobiernos no trabajen por las prioridades de país y su gente, y no por sus intereses principalmente, siempre se mantendrá latente esa bomba que un día estallará con lamentables consecuencias.

Como lo mencioné, debemos ser positivos y obtener lo mejor y lo bueno de toda situación, esa debe ser la actitud en mi proyecto de vida; sin embargo, en cuanto al Proyecto de país Guatemala, debemos hacer un análisis que debe ser muy objetivo y presentar nada más que la realidad.

Definitivamente no hemos avanzado, nos hemos estancado y retrocedido. Como Dios es grande, y creemos en los milagros, esperemos que ilumine a los que dirigen el país y los pueda cambiar para lograr el camino en la dirección correcta al desarrollo y la paz.

Por: CARLOS A. RODAS MINONDO Fuente: El Periodico  Guatemala 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *